miércoles, 26 de septiembre de 2007

Hace unos minutos, a causa del enorme aburrimiento me puse a darle vueltas a la cabeza y a pensar en la Muerte, pero no en el sentido de qué es metafísicamente, ni si hay algo de después ni todas esas estupideces... no, simplemente he llegado a la conclusión de que morirse, muchas veces, es lo más parecido a estar vivo.

Realmente VIVO. Sí, estás verdaderamente vivo para los demás, ya sea durante 1 hora, 1 mes, 2 años, 1 Siglo o una eternidad... ¡qué más da! Lo importante es que has nacido en sus vidas, el tiempo que dures en ellas es superfluo... o por lo menos no me he querido parar a pensar eso.
A lo que me estoy refiriendo es que cuando estamos vivos no se nos valora, ni se nos recuerda, ni se nos ama ni ná de eso hasta que no ven que sufrimos, lloramos o definitivamente nos morimos. Cuando estamos sufriendo es cuando realmente la gente se acerca a hablar con nosotros, a decir que nos quieren y todo ese rollo; y cuando no somos más que un amasijo de huesos incinerado o estamos bajo tierra mientras nos devoran los bichos, es cuando los de nuestro al rededor sacan a relucir nuestras virtudes, nuestras azañas... es cuando creen haberse dado cuenta de que eramos realmente importantes en sus vidas y se ponen a lloriquear y a gemir de dolor. Cuando ven que no estamos, cuando saben que nunca más les escucharemos... es cuando hablan de nosotros, es cuando verdaderamente piensan en nosotros, es cuando ocupamos una parte importante de su tiempo a lo largo del día, ocupamos su cabeza, sus penas, sus lágrimas... Todos hablan de nosotros, todos dicen que es una gran putada que ya no estemos. Estoy seguro que si, una vez muerto, pudieses escuchar la cena de la familia del Domingo, todos estarían hablando de ti, diciendo lo valioso que eras, diciendo que no pueden seguir a delante sin ti... Si te acercases al corro de tus amigos, escucharías un diálogo simplón que vendría a ser lo siguiente: "Era la ostia, joder, porqué coño se ha muerto?" "le quería muchísimo" "siempre nos hacía reir" "era un amigo de verdad"...
Una vez muertos empezamos a cobrar un verdadero valor en las vidas de la gente que siempre estuvo a nuestro al rededor. Cuando estás vivo eres un elemento más del mundo, nada más, no eres importante, eres un ser como otro cualquiera. La gente te saludará, hablará contigo... pero nunca sabrá ver el verdadero valor que tenías hasta que no se te pare el corazón y se te pongan los labios morados.
La gente te empezará a escuchar de verdad, a prestar atención, a dejarte hablar sin ningun problema... cuando vean que estás sufriendo, cuando vean que estás llorando o que te estás muriendo.

Para alcanzar una verdadera "vida" en los demás, hay que morirse. Todos conocemos ese famoso dicho de "No se valoran las cosas hasta que se pierden", pues sí, muy tópico decirlo, pero muy cierto. No digo que esto que estoy contando ocurra siempre, pero sí que ocurre bastante, sí. Cuando nos morimos todos somos buenos, cariñosos, amables, amigo de sus amigos, dulce... bla, bla, bla.


Piénsalo. Si mañana te mueres, todo aquella persona que te conocía se pondrá triste y empezará a hablar de ti. Todos hablarán sobre ti. En todas sus lágrimas estarás tú. Tu serás el centro de atención. Milagro. Ha habido un nacimiento. Has nacido. La Muerte te ha parido. Durante esa supuesta vida que tuviste te estuvo gestando en su tripa, y cuando se te para el corazón, es cuando la Muerte rompe aguas y te da a luz. Y entonces todos se congregan al rededor de ese "nacimiento". Todos esupen maravillas sobre tí y hablan sin parar sobre ti. No importa nada más. Solo eso. Tu muerte. Tu verdadero nacimiento. Has nacido para los demás. Solo importas tú.
Durante 1 hora, 1 mes, 2 años, 1 Siglo o una eternidad... ¡qué más da! Lo importante es que has nacido en sus vidas, el tiempo que dures en ellas es superfluo...

1 comentario:

veronica dijo...

Mm pues este texto es el que mas me gusta ,me encanta como explica ,cuando empieza la verdadera vida después de la muerte ,este es el claro ejemplo ,de cuan mediocres son la gente ,que no valora algo cuando lo tiene ,nos ponen en altares cuando ya estamos muertos ,la gente llora hipócritamente, y lamentan todo lo q no hicieron cuando estabamos vivos ,y al final no se dan cuenta ,que ya muchos de nosotros estabamos muertos ,mucho antes de que nuestros corazones dejen de latir ,para ellos no estamos vivos ,solo cuando dejamos de existir ,se dan cuenta cuando estabamos siempre junto a ellos ,al final solo somos materia que constituimos una parte muy importante en la cadena alimenticia.
En fin me gusta mucho este texto ,espero que sigas escribiendo mas texto,para que todos leamos y valoremos los textos que escribes
Bueno adios wapo!!

By: veronica