viernes, 30 de noviembre de 2007

Mis lágrimas son el ácido
que hace que tu manos ardan.

Mi rabia es el cuchillo
que hace que tu sangre
se derrame por mis tesículos.

Mi dolor es cualquier arma
que te pueda hacer chillar.

Mi vida es la hoja en blanco
llena de gotas de grasa
en la cual nadie quiere escribir.

Mi futuro es la tierra
en la que derramas con asco tu saliva
mezclada con tus mucosidades.

Mis palabras son el libro de autoayuda
que todo el mundo necesita leer
para volarse la cabeza con un revolver.

Mi sonrisa es la arcada
que sube por tu garganta
y que hace que derrames
un líquido agrío y espumoso.

Yo soy el tio al que siempre que ves
le miras mal intentándole decir
que es un loco degenerado.

Yo soy todo aquello que siempre odiaste
pero que siempre deseaste haber sido.

1 comentario:

Paranoika dijo...

Me suena al club de la lucha...