miércoles, 31 de octubre de 2007

Quieres que alguien te de respuestas a todo. Quieres que alguien te prometa que seras feliz y que estarás libre de cualquier peligro.
Quieres respuestas y respuestas. Y seguridad. Que alguien te asegure todo lo que tienes. Y todo lo que piensas.


No paras de preguntar qué pasaría en anarquía si.... y si... ¿y si...? Buscas que te lo den todo en bandeja. Venga, vamos a decir la verdad. Tú no quieres una anarquía, ni nada de eso. Sí. No tengas miedo a decirlo. Tú no quieres luchar contra nada, ni quieres destruir esta sociedad ni nada. Lo único que te interesa es que te lo aseguren todo. Tener la puta certeza de que tú vas a tenerlo todo. Necesitas que alguien te asegure y te proteja tu salud, tu educación, tu integridad física, tus odiosas posesiones materiales... todo. No quieres que te falte nada. Nada de nada. No quieres verte solo ante el peligro. Tienes incrustada en tu puta cabeza toda la basura con la que te adoctrinan desde enano.


Quieres que alguien o algo te ayude y, ante todo, te proteja.
Y tú me preguntarás. "¿Que me proteja de qué?"
Y yo te respondo: de la libertad.

Sí, sí. No me he vuelto loco.
Te lo repito por si todavía no te lo crees: necesitas a toda costa que alguien o algo o las dos cosas o lo que sea, da igual, TE PROTEJA DE LA LIBERTAD.

Lo sé, lo sé. Sé que asimilar esta verdad para tí es muy duro. Pero tienes que aceptarlo de una vez por todas. Tienes miedo a la libertad. Miedo a encontrate solo. Sin nadie que te diga:

"Usted, tiene derecho a esto y a esto y a esto y a esto y a esto también. Si
pierde o le quitan algo le indemnizaremos, y le repararemos los daños. Todo por
su felicidad. Tiene que saber que todos tenemos deberes y derechos. Así que tiene el
deber de hacer esto y esto y eso también. Si no cumple sus deberes será penado y
tendrá que hacer esto y esto y eso también. Todo por su seguridad. Y por su
felicidad. Y por su libertad."


Necesitas que te controlen la vida. Necesitas que alguien vigile tus pasos. Necesitas que alguien controle todo lo que haces. Y que alguien tenga solución a todo. Necesitas que haya alguien que controle todo. Tienes terror a decidir tú mismo lo que a tí te incumbe. Tienes miedo a pensar y a buscar soluciones a los problemas que puedan surgir en la vida. Tienes miedo a enfrentarte a problemas. Necesitas que alguien te los liquide de antemano.


Ya era hora de reconocerlo.
Tu miedo es ese: que no haya nadie que resuelva tus dificultades. Que no haya nadie que lo maquine todo. Que no haya nadie que te diga qué tienes que hacer a cada minuto y cómo lo tienes que hacer. Tienes miedo a que no exista alguien o algo que te asegure que nadie te hará daño, que nadie te robará, que nadie te insultará... Y quieres que haya alguien que te diga que si, a pesar de todo, te roban o te hacen daño, el que lo haya hecho recibirá un castigo; necesitas saber que alguien castigará al que te haya hecho algo que no te gusta. Tienes miedo a que no haya nadie que te diga qué hacer para que no te hagan sufrir. Miedo a que no haya alguien que te asegure una supuesta libertad. Y tu felicidad. Y tu seguridad.

Buscas desesperadamente algo o a alguien que pueda arreglar todo lo que tú quieras. Buscas algo que te sostenga. Tu día a día consiste en eso, en encontrar alguien o algo que te asegure que nada saldrá mal, que hay soluciones para todo. Que pueda asegurarte que tu vida no será complicada, que siempre habrá alguien a tu lado diciéndote lo que tienes que hacer para que todo vaya bien. Quieres tener tu existencia controlada minuto a minuto.
Necesitas atarte a algo. O a alguien.



Prefieres que te engañen, que te sometan, que te opriman, que te vigilen... prefieres todo eso antes que vivir en libertad. Sí. Te da igual que te exploten si es con la garantía de que seras feliz y estarás seguro ante cualquier problema.




Ésa es la verdad. Ahora que la sabes, tú veras lo que haces...

6 comentarios:

A.M. Garrido dijo...

Wenas, me gusta tu blog. Yo creo que para vivir feliz en libertad hace falta un criterio sobre ella, aunque por otra parte, dicho criterio ha de forjarse en la misma libertad. Vamos, que hasta el mejor corredor del mundo se dió sus ostias aprendiendo a andar... PERO MERECE LA PENA.
1saludo.

juan borges dijo...

muy buen texto, es verdad el gran miedo es saberse uno como transformador del mundo.
reconocerlo es un gran paso,te colocare como link en mni blog
abrazo!

TeleCebollas-Murientas dijo...

Por eso es que la felicidad es tan postiza.
Artificial y maquinada, dominada -absolutamente- por agujaas de reloj, numeros y transacciones económicas.

veronica dijo...

para empezar a vivir todos necesitamos ser libres y no basta con eso sino luchar por la libertad de otros ,y destruir todo lo que nos oprime ,empezando por la moral y la religion que lo unico que hace es agobiarnos y privarnos de hacer muchas cosas,tenemos que empezar tambien por destruir todo lo que nos hace esclavos ,jeje pues nada ,seguire leendo tu blog,con mas detalles ,esto es un pequeño punto de vista me hubiese gustado escribir mas pero no me da tiempo bueno nos vemos otro dia wapo!! adios
salud y liberad
by:veronica

Hidra dijo...

buen blog compañero ;)

Nos vemos en las calles!!

SALUD!

punkontento dijo...

Paso nuevamente, esta vaz me sorprendiste mas de lo comun, exelente texto compañero, muy buen blog tambien...

Felicitaciones nuevamente

Salud!.

P.D:Te puedo agregar a mis enlaces?
...es que prefiero saber tu opinion.